Calle Cuba 32, Valencia · 963 737 267
Cesta 0

Paladar de cangrejo

Don Fisher recetas

Como ya os contábamos aquí, han llegado a Gnomo los maravillosos pescados de Don Fisher. Aprovechando la coyuntura, y como somos cocinillas en potencia y comilones consumados, invitamos a lo más granado del panorama gastronómico a colaborar con nosotros e iluminarnos pescaderamente hablando. Desde Paladar, la newsletter gastronómica de la revista Verlanga que cada jueves nos pone al día de lo que se cuece, nos sirven hoy una receta de cangrejo que hay que saborear de lado, de frente y hasta de espaldas, porque promete ser un plato para chuparse las pinzas.

 Cangrejo Don Fisher estuche

CREMA FRÍA DE ALMENDRAS CON CANGREJO

Elegimos al cangrejo como animal de compañía porque siempre nos han cautivado sus andares de lado (que no hacia atrás) como de futbolistas entrenando. Si alguien sabe de manejar crustáceos y pescados es la cocinera alicantina Susi Díaz. Hay una receta suya que nos encanta por su sencillez y explosión de sabores, que hemos adaptado en una versión rápida con la ayuda del maravilloso mundo de las latas. Los ingredientes son pocos y están bien avenidos: 100 gr. de almendras crudas, agua, sal, aceite de oliva virgen extra (AOVE), una lata de cangrejo al natural, huevas de trucha y algo verde para decorar, como cebollino. Primero elaboramos una crema fría de almendras (un ajoblanco pero sin pan ni ajo), que es tan simple de hacer como triturar las almendras con agua (no pasarse), y luego incorporar un hilito de AOVE, sin parar de batir hasta obtener una untuosidad adecuada. Y una pizca, muy pizca de sal (porque los otros ingredientes ya aportarán la sal suficiente). Reservas la crema en el congelador para que se enfríe. En cuanto a la carne del cangrejo al natural, en el mercado hay opciones para cualquier bolsillo, que van desde el intocable cangrejo ruso (tan exquisito como caro) hasta conservas Dani muy asequibles en su precio. Simplemente, en este paso, tienes que abrir la lata y ¡voilà! Una vez fría la crema de almendras, la emplatas en el fondo, dispones la carne de cangrejo sobre ella, y coronas con las exquisitas huevas de trucha que son chasquido esférico de sabor marino. Un torbellino yodado en las profundidades de tu paladar. Por último decoras con algo verde que siempre alegra (la cocina también es cromoterapia): cebollino, o algún germinado que dará el toque adecuado. Si al acabar de saborear el plato no consigues andar de lado, al menos tus piernas darán aplausos al más puro estilo foca. Toque secreto: ¡Las huevas de trucha le dan al plato el toque crocante! 

¿Cocinillas? ¿Comilón? Suscríbete a Paladar

¿Fan de los crustáceos? Compra el estuche cangrejo de Don Fisher

 



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario