C/ Cuba 32, Valencia • 963 737 267

Una Valencia de miedo

Que levante la mano quien ya se haya comido una frutita de mazapán...o la bandeja entera. ¡Qué ricas están! Regalar y comerse la mocaorà, esto es, los mazapanes en forma de frutas y verduras que se compran con motivo del 9 d'Octubre, significa que estamos un pasito más cerca de celebrar otra fecha que nos flipa: ¡Halloween! Ey, que también la podemos llamar Día de Muertos o Todos los Santos. Es una de esas fiestas que en cada sitio tiene sus peculiaridades y eso lo que más nos mola.

Y bueno, lo vamos a reconocer, en este equipazo también hay a quien le gusta pasar miedo. Que disfruta viendo pelis de terror y llevándose un buen susto. Ay, qué le vamos a hacer, le queremos igual.

Así que, como homenaje a las dos efemérides de octubre, el día de la Comunitat Valenciana y Halloween, te traemos un combo de miedo para que conozcas los lugares más espeluznantes de Valencia. Un fantasma, un robo, una maldición y un asesinato, ¿con cuál te quedas?

¡Un vampiro que también se apunta!
Una persona con un globo pintado como una calavera salta de repente en una tienda

Palau de la Generalitat

Este edificio gótico del siglo XV es todo un símbolo de Valencia y uno de los protas del 9 d'Octubre. Actualmente es la sede del gobierno valenciano, pero ha tenido un sinfín de usos, como por ejemplo prisión de nobles. Un poquito más recientemente, en el verano de 2006 pasó algo un poco raro.

En una noche de junio, una de las cámaras de calle Caballeros grabó un destello con forma humana que se asomaba por uno de los últimos ventanucos del sótano del edificio. Los vigilantes de seguridad, al verlo en las pantallas, fueron volando a comprobar qué pasaba. Pero solo se encontraron con el silencio de la noche...

Pero esto no quedó aquí, el suceso se repitió una semana después. Asombrados, los vigilantes enseñaron las imágenes a diferentes cargos del gobierno, entre ellos el presidente de aquel entonces, Francisco Camps. Cuenta la leyenda que él respondió que había visto cosas peores...

Una bruja de pelo largo y sombrero a la que le centellean los ojos con llamas

La Finca Maldita 

La joya de la corona de la Valencia que da yuyu es la finca de las 3 calles (en el cruce de Tres Forques con Pérez Galdós y Cuenca). El edificio se construyó en 1957, coincidiendo con la gran riada, así que ya empezamos mal. Las primeras víctimas llegan en 1968: la famosa vedette Gracia Imperio fue hallada muerta, junto con su pareja, en la bañera. Un caso que actualmente sigue sin ser resuelto.

La supuesta maldición de este lugar se ha cobrado ya 9 víctimas. Pasa más o menos cada 6 años, como un extraño cometa. Entre las causas de las muertes hay de todo: sobredosis, accidentes y asesinatos. Los afectados también han sido de lo más variopinto: jóvenes, ancianos e incluso niños.

La última muerte se produjo en 2015. Según los inquilinos que quedan vivos es habitual escuchar golpes y ruidos raros...

 

Dos personas muy horrorizadas gritan "Quelle horreur"

La Cigüeña 

Seguro que paseando por la Alameda te has fijado alguna vez en este edificio, porque la verdad es que es chulísimo. Todo blanco, ventanitas simétricas y medio tapado por la vegetación del jardín. Fue construido en 1951 para albergar una maternidad y actualmente es la sede de la Conselleria de Transparencia. 

Tristemente, durante los años 70, este edificio fue uno de los mayores centros de casos de niños robados. Las enfermeras del hospital a menudo les decían a las madres que sus bebés habían nacido muertos o incluso llegaba a enseñarse un cadáver de otro pequeño. El recién nacido era vendido a alguna familia rica.

Desde hace unos 30 años, los trabajadores afirman que los objetos cambian de lugar solos, saltan alarmas o van y vienen las luces. A todo esto, hay que sumarle el espectro de una mujer, vestida de rosa, que vaga por la antigua clínica buscando a su bebé. Aunque lo verdaderamente terrorífico es eso de la gente que robaba niños, pa' que nos vamos a engañar.

Un perrete disfrazado y con un cuchillo corre hacia ti

El Cine Oriente

En 1950, donde ahora está el Restaurante Casa Amadeo, en la calle Sueca, había un cine que se llamaba Oriente. Una fuerte discusión entre el conserje y la limpiadora del cine, que además eran pareja, acabó con la muerte del hombre al golpearse contra una viga. 

Hasta aquí, la historia ya era chunga. Pero lo fuerte del caso es que ella se deshizo del cadáver a cachitos: dejando piernas y brazos en la calle Filipinas; el tronco, en la misma calle Sueca... Al final, avisados por el fuerte olor, la policía encontró la cabeza, en una caja de galletas, detrás de la pantalla del cine.

Para terminar de enredar el asunto, la descuartizadora explicó primero que la víctima estaba de viaje o que el fuerte olor venía del mataratas...Y, queriendo jugar al despiste, ¡hasta le pintó las uñas al cadáver para que lo confundieran con el de una mujer! 
¿Qué otro sitio aterrador te conoces?

Leave a comment